La falta de educación, el desconocimiento, los tabú, la sociedad y muchos factores adicionales que generan controversia y mitos vinculados a la sexualidad humana. Desde hace muchos años existe una duda muy especifica y es:

¿Orgasmo vaginal o clitoriano?

La licenciada en comunicación especializada en sexualidad humana Francesca Gnecchi, nos explica que:

«A menos de que se llegue al clímax por sueños o rose de los pezones u otras partes del cuerpo, siempre que se produzca un orgasmo, ya sea por estimulación directa del capuchón del clítoris, como por penetración, se pueden obtener sensaciones distintas pero en ambos casos el clítoris está presente con sus 8 mil terminaciones nerviosas más que cualquier otra parte del cuerpo».

Mientras que para los científicos del departamento de biología de la universidad de Florencia afirman que términos como «punto G» u orgasmo vaginal son del todo incorrectos y lo único que causan es confusión tanto en hombres como en mujeres.

El orgasmo vaginal, según los expertos, no existe y la mayoría de las mujeres de todo el planeta son incapaces de llegar al orgasmo durante el coito. “Los expertos en medicina sexual y los sexólogos deben difundir certezas entre todas las mujeres, basadas en las bases biológicas del orgasmo femenino, y no hipótesis u opiniones personales”, explican Vincenzo y Giulia Puppo, autores del estudio.

Entre las expresiones mal utilizadas se encuentran, por ejemplo, el clítoris interno. “El clítoris interno no existe; todo el clítoris es un órgano externo. El clítoris no está formado por dos arcos, sino por glande, cuerpo y raíces”, aclaran. Otras de las más empleadas son el “orgasmo vaginal” y el “punto G”, ambas incorrectas y que no se ajustan ni a nivel anatómico ni fisiológio ni embriológico: “la vagina no tiene relación anatómica alguna con el clítoris, que es un órgano perineal, mientras que el supuesto `punto G` está en la uretra”, señalan los investigadores.

A fin de cuentas el orgasmo femenino se desarrolla de la misma forma, contracciones rítmicas relajan los músculos y dan lugar a un torrente de hormonas del bienestar, como oxitocina, dopamina y prolactina. Estas sustancias tienen beneficios comprobados para la salud. Así que, ya sea uno u otro, asegúrate que tu compañera de cama los recibe. Es un win-win: con orgasmos todo el mundo gana.

¿Cuales son las mejores posiciones para alcanzar el orgasmo?

El molino de viento

molino de viento

Esta postura facilita el acceso al clítoris por parte de los dos. Apresa a tu chico con tus piernas y que él sea el encargado de estimular la zona.

La Milhoja

la milhoja

La mujer se tumba sobre el hombre, abriendo las piernas para facilitar la penetración. Se acerca bien a él, para que los cuerpos se superpongan perfectamente.

Debe comenzar la estimulación, frotando su cuerpo lateral y horizontalmente contra el de su pareja. Se trata de una posición muy íntima, ya que ofrece un gran contacto corporal. La postura de la milhoja es especialmente recomendable para las mujeres menudas que prefieran colocarse encima de su pareja.

El cangrejo

cangrejo

Aquí él es el encargado de desplazar tus caderas y guiarte por el camino del orgasmo. Simplemente confía en él y déjate llevar.

El abrazo del Koala

abrazo del koala

Con esta postura el orgasmo clitoriano está asegurado. Tu pareja puede estimular tu clítoris mientras observa tu espalda. Combina factores que os satisfacen a ambos

El pulpo

Ambos deben sentarse uno frente al otro y apoyar las manos en el piso. Él debe abrir las piernas y flexionar ligeramente las rodillas. Ella debe subir las piernas sobre los hombros de él, mientras también apoya las manos en el suelo para mantener el equilibrio. Los dos debe inclinarse hacia arriba para controlar el ritmo de la penetración.

 

Deja una Respuesta