Es rico en vitamina C, es importante para proteger el sistema inmune y reducir los síntomas del resfriado. Además, se incluye en las dietas para adelgazar por enorme poder diurético.

Se utiliza como alimento y como condimento. Aunque su tallo es la parte más consumida, la raíz y sus hojas también son comestibles, con un sabor ligeramente dulce cuando se combina con otros vegetales.

El Apio tiene un gran contenido en agua 92%, sólo 17 calorías, fibra, proteínas, glúscidos. Por sus propiedades diuréticas se le incluye en todas las dietas para adelgazar. Es un vegetal muy nutritivo, en el se encuentran vitaminas, del grupo B, A, C y E. También contiene varios minerales, entre ellos, fósforo, hierro, azufre, potasio, cobre, manganeso, zinc y aluminio.

Consejos para comprar apio: Para saber si un apio está en buen estado, las pencas deben ser gruesas y bien formadas, frescas, tersas y sin marcas ni picaduras. Las pencas deben de tener un color verde claro o blanco. Podemos encontrar apio durante todo el año en las tiendas, pero el periodo de su óptimo estado es el otoño y el invierno.

Sus propiedades

Esta planta se destaca por ser una excelente fuente de minerales como el potasio, sodio, calcio, manganeso y magnesio. Su semilla, el tallo y la raíz tienen diurético (elimina el exceso de agua del cuerpo a través de la orina) y propiedades tónicas y estimulantes.

Articulaciones: contiene flavonoides, estos tienen acción antioxidante, antinflamatoria e inmune –estimulante orgánico, esto sumado al silicio, ayudan en la renovación y producción del tejido conjuntivo y articular-, logrando un marcado alivio en inflamaciones producidas por artritis, reuma y gota, ya que estimula la eliminación de ácido úrico, el principal causante de todas estas dolencias.

Intestino: es un excelente regulador del transito intestinal, en casos de estreñimiento crónicos, actúa activando los movimientos naturales del intestino, evitando gases, cólicos y fermentación, comiendo apio con cierta frecuencia se logra regularizar todas las funciones del intestino, en forma suave y natural, ya que actúa como laxante.

Catarros: en procesos gripales y bronquiales ayuda eliminando catarros y flemas, ejerciendo una acción expectorante y antibacteriana.

Nervios: actúa como un sedante, su efecto relajante alivia dolores por contracturas, calambres y cefaleas tensionales.

Además de aumentar la producción de saliva y los jugos gástricos, apio abre el apetito y ayuda a la digestión. El apio también:

– Fortalece el sistema auto inmune debido a su contenido de antioxidantes.

– Mejora el acné mediante la eliminación de la sangre alentadores y tienen propiedades antibacterianas.

– Ayuda a desinfectar heridas y quemaduras facilitar su curación cuando se usa por vía tópica.

– Debido a su antibacteriano y antiinflamatorio se puede utilizar para hacer enjuague bucal en caso de infección o inflamación.

-Además, se utiliza como cataplasma, ya que reduce la hinchazón de los ojos.

¿Cómo almacenarlo?

Para congelar el apio, cortar las hojas y dejar de lado. Lavar los tallos bajo el agua, escurrir bien el agua y colocar los trozos de apio en una frasco abierto hasta congelar, luego tapar y guardar el tiempo necesario.

Deja una Respuesta