un estudio vincula por primera el consumo de alimentos ultraprocesados con un mayor riesgo de muerte

Un estudio establece vínculos por primera vez entre la ingesta de alimentos ultraprocesados y un mayor riesgo de muerte.
El estudio llevó a cabo un seguimiento sobre 44.551 individuos franceses de más de 45 años de edad, analizando su alimentación estilo de vida o dimensiones corporales entre otras informaciones.
Las conclusiones muestran que una modesta ingesta de productos ultraprocesados se relaciona con un aumento del 14% de todas las causas de mortalidad.
Este mismo programa ya vinculaba el pasado año los productos ultraprocesados con un mayor riesgo de padecer cáncer.
Todos nos hemos dado a «la comida basura» alguna vez, y en muchas ocasiones se podría decir que casi de manera habitual. Bebidas azucaradas, pizzas congeladas, bollos industriales, comida precocinada… la lista es larga y desgraciadamente bien conocida. Se trata de los productos ultraprocesados. Abundan en los estantes de los supermercados, en los anuncios publicitarios y nos hacen la vida un poco más cómoda e incluso amena.

A nadie puede extrañarle que sean considerados poco saludables. Si nos fijamos en su composición, poco hay de alimento original y mucho de aditivos, conservantes, edulcorantes y por supuesto calorías. Ahora un nuevo estudio no solo confirma esto, sino que por primera vez establece vínculos entre la ingesta de alimentos ultraprocesados y un mayor riesgo de muerte.

Publicado el pasado 11 de febrero en la revista JAMA, el estudio ha encontrado que las personas que ingieren mayor cantidad de alimentos ultraprocesados tienen un mayor riesgo general de mortalidad. En concreto las conclusiones muestran que una modesta ingesta de productos ultraprocesados se relaciona con un aumento del 14% de todas las causas de mortalidad.

Para evaluar la asociación entre el consumo de alimentos ultraprocesados ​​y el riesgo de mortalidad, los investigadores han mantenido durante 7 años un seguimiento en torno a un total de 44.551 individuos franceses de más de 45 años de edad. Todos ellos estuvieron completando información sobre su ingesta de alimentos y bebidas, así como otros datos relativos a actividad física,información sociodemográfica, estilo de vida o medidas corporales.

El estudio centró la investigación en el grupo de alimentos ultraprocesados según el sistema de clasificación de alimentos NOVA, (que cataloga los alimentos en función de la naturaleza y el grado de procesamiento de estos). Según recoge el informe,»estos se caracterizan por servirse de formulas como ‘listas para comer’ o ‘solo calentar’, hechas principalmente de ingredientes generalmente combinados con aditivos».

Según los resultados obtenidos, el perfil de aquellas personas que consumieron más alimentos ultraprocesados se asocia con las edades más jóvenes de los participantes (entre 45 y 65 años), ingresos y nivel educativo más bajo, personas que vivían solas y con aquellas que tenían un nivel de actividad física menor. Durante el seguimiento se dieron un total de 602 muertes (1,4%).

Una vez analizadas el estudio ha podido establecer una relación entre el consumo de estos alimentos ultraprocesados con un mayor riesgo de morir. En general, por cada 10% de aumento en la ingesta de alimentos ultraprocesados, hubo un 14% más de riesgo de mortalidad por diversas causas.

Una vez confirmado este vínculo, los investigadores han advertido que se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos así como «para desentrañar los diversos mecanismos por los cuales los alimentos ultraprocesados ​​pueden afectar la salud».

En esta línea de investigación, este programa ya informaba el año pasado sobre la posible relación entre este tipo de alimentos preparados y un mayor riesgo de padecer cáncer.

Deja una Respuesta