Si estás buscando adelgazar pero te niegas a dejar de cenar, ¡apúntate estos deliciosos y sabrosos platos a degustar a la hora de la cena!

Fajitas de queso

Cenar unas fajitas es más sano de lo que muchos creen. El secreto es hacerlas lo más saludables posibles. En esta ocasión te damos la opción de enrollarlas con queso espinacas o canónigos y con pollo cocido. ¡Nada más!

Salteado de gambas y ajetes
Las gambas a la plancha son todo un espectáculo. Pero si además les añades un revuelto de ajetes junto a una salsa de soja… ¡no necesitarás nada más para ser feliz!

Totopos con guamacole
La crème de la créme en esta receta es hacer el guacamole de la forma más natural posible. Es decir, al puro estilo México. Todo lo demás, vendrá rodado. Aunque no debes abusar ni con la cantidad de guacamole ni con los totopos.

Rollitos de queso fresco
Son muy fáciles de hacer. Lo único que necesitas es queso estilo Philadelphia, paciencia para enrollarlos sin que se rompan y un poquito de perejil para decorar.

Rollo de carne sin salsa
Aunque muchos estudios desaconsejen la carne roja, nosotros te recomendamos comerla de vez en cuando porque sus proteínas son excelentes para tener una salud de hierro. Eso sí, hazla al horno, sin patatas fritas y sin salsa.

Tartar de salmón
El tartar se está convirtiendo en el rey de las cenas saludables. Este está hecho con salmón, aguacate, cebolla y tomate. Una delicia.

Ensalada de pollo
La opción que todo el mundo debe comer al menos una vez a la semana. Lo mejor que tiene esta receta es que la puedes hacer con los ingredientes que te dé la gana.

Sándwich de huevo
Tuesta el pan tostado en la sartén mientras que en otra sartén haces una tortilla francesa solo con claras de huevo. Acto seguido, arma el sándwich con la tortilla, el tomate y el aguacate.

Pollo al pesto
Las zancas de pollo son una idea sencilla para hacer esa noche que llegas a tu casa cansado del trabajo. En esta receta te enseñamos a cocinarlas con pesto y un chorrito de limón.

Pizza con base de verduras
No existe nada más sano que una pizza con base de remolacha (aunque también puedes apostar por la coliflor) y cargada de roquette, calabacín y brócoli. ¡Atrévete a probarla!

Pizza margarita
Ella es la mejor opción, siempre y cuando no la cargues de condimentos, para alegrar ese duro día de trabajo. Haz una pizza con tomate natural, un poquito de mozzarella y unas finas hierbas. Puro placer.

Ensalada de kiwi
Si alguna vez habías pensado en cometer una locura en la cocina, este es el momento. Apuesta por una ensalada de kiwi con tomates macerada en una salsa de soja o agridulce.

Crema de calabaza
Si las sopas son lo mejor durante el invierno, las cremas son ideales para comenzar a cuidarse antes del verano. Esta está hecha con calabaza y quesos tipo El Caserío.

Crema de calabacín
Cuando pruebes a hacer esta receta de crema de calabacín, no querrás cenar otra cosa. Avisada quedas.

Salmorejo
Y lo mismo te pasará con el salmorejo. El plato típico de Córdoba es especial para comenzar a cuidarse comiendo sano y bajo los parámetros de la dieta mediterránea.

Sopa fría de cerezas
La primavera es temporada, pura y dura, de fresas. Por lo tanto, debes apostar por elaborar sopas frías con esta fruta para cenar algo rico, sabroso y delicioso.

Crema de espárragos
Los espárragos cuentan con numerosas propiedades antioxidantes que nos ayudan a sentirnos sanos desde el primer día que apostamos por esta verdura. Puedes comerla en crema, en puré, en ensalada o salteados.

Sopa de fresas
Si hace un momento hablábamos sobre cerezas; las fresas no se quedan atrás. Esta fruta es ideal para afrontar las largas tardes de primavera y hacernos soñar con una deliciosa cena. En este enlace encontrarás muchas más recetas que cuentan con esta fruta como protagonista.

Croque madame
Viaja a París desde tu cocina gracias a este croque madame con queso rallado y huevo frito encima. En el interior, pon solo una raja de jamón cocido o de pavo.

Sandwich de aguacate
El sándwich de aguacate., huevo pochado y rábanos con pan de molde integral es lo mejor para terminar el día.

Rollitos de primavera especiales
Estos rollitos de primavera no tienen nada que ver con los tradicionales puesto que su relleno está compuesto por frutas (naranja, kiwi y mango), un poco de queso crema y aceitunas negras.

Tortilla de patata
La tortilla de patata light lo que se dice light no es. Sin embargo, esta opción es muy sana si hacemos las patatas al horno, no abusamos del huevo, tomamos solo una porción y nos olvidamos del pan.

Quesadillas con verduras
Lo único que engorda de este plato es el queso. Pero esto se compensa con los ingredientes que acompañan este relleno: tomates, espinacas y cilantro.

Rollitos de salmón
El salmón ahumado es genial a la hora de la cena sobre todo si lo comemos enrollado con un poquito de queso estilo Philadelphia. ¡Pruébalo porque además esta receta sirve también como aperitivo!

Tortas de maíz con verduras
La clave de esta cena está en el relleno: apio, tomates, mozzarella y un taquitos de jamón cocido. La cena es sana y exquisita.

Rollos de salmón
Si antes hablábamos de rollitos de salmón con pan de molde, ahora le damos la vuelta a la receta. ¿Cómo? Preparando un relleno con queso crema y espinacas y cambiando el pan por una rodaja de salmón. No te olvides de poner un poco de ensalada al lado.

Salmón a la plancha
El salmón ahumado es una opción muy buena, pero el salmón fresco a la plancha con tomates y espárragos no tiene nada que envidiarle a los bocaditos ahumados. Encuentra más recetas de salmón pinchando

Tostada de huevo y aguacate
Esta opción vale tanto para desayunar como para cenar. El huevo, el salmón y el aguacate están cargados de nutrientes que nos ayudan a coger y a reponer fuerzas en cualquier momento del día.

Aguacate relleno
La receta anterior también la puedes hacer, con los mismos ingredientes, dentro de un aguacate. ¡Te chuparás los dedos!

Tortas con huevo
Imagina como será comer tus tortillas de siempre con un huevo a la plancha encima, salsa de tomate natural y cilantro. Eso sí, a la hora de cenar no abuses: con una tortilla será más que suficiente.

Hummus de remolacha
Si eres amante del hummus tradicional no podrás decir que no a esta opción tan instagrameable: hummus de remolacha. Rosa, imponente, potente y perfecto para comer con apio cuando está cayendo la tarde.

Hummus con salsa especial
A la receta de hummus tradicional, añade pimentón, pesto y garbanzos enteros. ¡Irresistible!

Hummus tradicional
El hummus de siempre, aprende a hacerlo en este enlace, es perfecto para cenar con palitos de zanahoria cruda. ¡No te olvides!

Rollos de espinacas
Pan de molde, crema de queso, espinacas, tomates secos y una loncha de jamón cocido se enrollan para que disfrutes de una cena sana y fácil de hacer. Si te gustan las alcaparras puedes incluirlas en el rollito.

Quiche
La tarta francesa por excelencia es perfecta para cenar siempre y cuando la hagas con verduras y no abuses de ella.

Pasteles salados
Elegimos mini pasteles de salmón pero puedes hacerlos de pollo, jamón serrano, carne picada o atún y huevo. ¡El relleno lo eliges tú!

Milhoja salada
En esta receta el relleno también es importante: apuesta por una crema de espárragos y calabacín junto a un salteado de gambas y una salsa pesto. Ah… la bechamel no tiene cabida en esta receta.

Revuelto de espinacas y parmesano
La clave es hacer las espinacas en primer lugar, dejar el huevo suelto y añadir el queso al final. Te chuparás los dedos.

Bocados de pollo
Tan fáciles como hacer masa de pan sin gluten, cocer pollo, picar cilantro, amasar las bolas y meterlas al horno. Puro amor.

Tomates rellenos de quinoa
Hornea los tomates y prepara la quinoa con los ingredientes que elijas al mismo tiempo. Salta a la vista el resultado de esa unión.

Tortilla francesa
¿Habías pensado alguna vez en hacer una tortilla francesa con jamón cocido y finas hierbas en el microondas? Pincha aquí y prueba a hacer la receta. ¡Te olvidarás de volver a hacerla en la sartén!

Bolsitas de verduras
Son como rollitos de primavera pero con un relleno chino que emula al plástico pero que puedes comer sin problema. Haz estos raviolis de verduras y piensa en el cuerpo que lucirás en la playa dentro de unos meses.

Tomates asados
Son perfectos para desayunar y como acompañamiento o guarnición de tus platos a la hora de comer. Pero seguro que no sabías que son especiales para cenar debido a su fácil elaboración, su sabor y sus vitaminas.

Tarta de verduras
La masa de hojaldre combina a las mil maravillas con el tomate, el cilantro y el queso feta. Si quieres darle un toque muy especial a esta receta añádele un chorro de vinagre balsámico de módena.

Wok de verduras
Champiñones, trocitos de pollo, pimientos de todos los colores y zanahoria son los mejores compañeros de los largos fideos chinos. Una cena tan nutritiva como saludable.

Gazpacho andaluz
Existen muchas maneras de hacer gazpacho y… ¡todas nos encantan! Por lo tanto, nosotros te dejamos elegir,

Tarta salada de patatas al horno
Para que esta opción sea saludable; las patatas tienen que estar hechas al horno con un chorro de aceite para que no queden secas. ¿El resto? Apostar a hacer una lasaña de verduras dejando a un lado las salsas.

Empanada abierta de verduras
Una buena masa para empanada, si es sin gluten mucho mejor, es ideal para hacer un pastel salado de verduras: tomates de colores, espinacas, calabacín… ¡Todo lo que quieras ponerle será bienvenido!

Tortilla francesa de espinacas
Además de condimentar el huevo -antes de meterlo a la sartén- apuestas por añadirle unas finas hierbas y un toque de queso, la tortilla te sabrá a gloria. ¡Haz la prueba!

Deja una Respuesta